En busca del regalo perfecto

regalos-personalizados

Igual que Harrison Ford en su papel de Indiana Jones en ‘En busca del arca perdida’, recorremos las tiendas, sorteando los precios excesivos y la competencia, en busca de alguna ganga que llevarnos a casa. Es lo que ocurre siempre que llegan las rebajas de verano y los escaparates de las tiendas se llenan de suculentos descuentos. Los bajos precios nos animan, aún más si cabe, a ir de compras, por placer o para adquirir regalos para nuestros amigos por algún motivo especial o, simplemente, porque nos hemos acordado de ellos.

Sin embargo, en estos casos, regalar ropa siempre ha sido muy arriesgado. Aunque conozcamos sus gustos, acertar con la talla puede ser complicado y el origen de un malentendido. Pero, ¿qué regalar cuando ya se tiene de todo? Los regalos personalizados están muy de moda últimamente. Lo que se valora es la originalidad y la exclusividad. Productos que nadie más tenga y que hablen o reflejen algún aspecto de la personalidad de la otra persona.

Nadie dijo que iba a ser fácil y, de hecho, no lo es. Nuestro empeño por dar con el regalo perfecto nos lleva, en muchas ocasiones, ha descartar otras alternativas, pero lo cierto es que con los regalos personalizados es complicado no dar en el clavo, y es que son objetos que esconden un gran valor sentimental. Un ejemplo son los bolsos, cojines, álbumes, calendarios… donde se puede imprimir una foto de nuestros hijos, con nuestra pareja, de nuestros nietos… Podemos hacer un importante número de regalos con fotos, y ninguno de ellos se parecerá al anterior.

Desde monederos hasta fundas para el portátil, pasando por las tazas personalizadas, los peluches, un lienzo, un cuadro, un quitasol para el coche… Los regalos con fotos son el resultado de horas dedicadas a elegir la instantánea adecuada, actual o de nuestra niñez, capaz de sorprender y de emocionar por partes iguales a la persona del cumpleaños.

Aunque son cosas muy cotidianas, que utilizamos en nuestro día a día, como una taza para el desayuno o un bolso, pueden ser un gran acierto, y es que estamos seguros de que la otra persona lo valorará, no solo por la atención, también por el afecto y el cariño puesto en ese regalo.

Detalles que relatan experiencias vividas, momentos únicos y recuerdos inolvidables que aparecen impresos en cualquier soporte que podamos imaginar. No se trata de regalar algo sin más. Lo que buscamos es hacer regalos que gusten de verdad.